• El estudio, que se presentará el 4 de noviembre, ha sido coordinado por el decano del Colegio de Abogados de Salamanca, Eduardo Íscar 

El Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) presentará el miércoles 4 de noviembre en una jornada online el informe ‘Abogacía Futura 2021: prospectiva de negocio emergente’, que analiza el mercado de los servicios legales del futuro. El decano del Colegio de Abogados de Salamanca, Eduardo Íscar, coordinador del estudio, será el encargado de presentarlo junto a la presidenta del CGAE, Victoria Ortega; el presidente de la Comisión de Innovación y Desarrollo Tecnológico de la Abogacía del CGAE, Rafael Massieu; y el presidente de la Mutualidad de la Abogacía, Enrique Sanz Fernández-Lomana.

“Por supuesto que los abogados tienen que seguir formándose en las reformas legales de materias tradicionales; pero hay que prestar una mayor atención a los conocimientos sobre inteligencia artificial, blockchain, protección de datos o el mundo de las innovaciones médicas o internet de las cosas…”, ha vaticinado Íscar. El informe que harán público el 4 de noviembre es la continuación de un primer estudio iniciado en 2017 y presentado en el Congreso Nacional de la Abogacía de Valladolid en 2019. El interés mostrado por los abogados, y el planteamiento de continuidad, impulsó a los autores a trabajar en su actualización y “ahí radica su importancia y su mayor fortaleza, en la idea de trasladar a los compañeros un estudio en el que las posibilidades de negocio se han ido contrastando en este tiempo, por lo que no es una información puntual sino una radiografía de la evolución de los posibles nuevos mercados”, ha asegurado el decano de Salamanca.

La sociedad está cambiando y la abogacía debe ir de la mano de las empresas y de la ciudadanía, por ello el informe está orientado a dar soluciones a todos los letrados, con independencia del volumen y tamaño de su despacho. Los siete informes que conforman ‘Abogacía Futura 2021: prospectiva de negocio emergente’ abordan la figura del abogado “como elemento esencial desde el inicio de cualquier negocio o proyecto”. Además, añade Íscar, el correcto asesoramiento jurídico desde el principio “permite no solo evitar conflictos sino aumentar y mejorar la oportunidad de la mayoría de los negocios, los tecnológicos también”.

Inteligencia artificial, internet de las cosas y envejecimiento

Íscar ha anticipado que todo lo relacionado con la inteligencia artificial y el tratamiento de datos personales relacionados con internet de las cosas y la salud tendrá “un gran auge en los próximos años”, así como el mundo del envejecimiento, que tiene un apartado especial en el informe elaborado con la colaboración de la Mutualidad de la Abogacía. El aumento del período de envejecimiento genera la aparición de un nuevo cliente que muchos pensaban que quedaba fuera del campo económico y del negocio legal. “Los mayores de 65 años siguen generando y administrando muchos recursos (de ocio, de inversión, sanitario, etc.) y van a necesitar nuestro asesoramiento especializado”, señala el decano de Salamanca.

El informe aborda la utilización de tecnologías que, aunque novedosas para muchos abogados, actualmente ya se están aplicando en un gran número de despachos, como los chatbots en las páginas web o la implantación de pequeños software que agilizan y mejoran los trabajos repetitivos de los bufetes. El CGAE apuesta por una profesión de calidad y cercana a la sociedad, que necesita una formación continuada como eje de excelencia en el servicio a empresas y ciudadanos. “Proporcionar estos conocimientos posibilita que muchos compañeros que estén interesados en salir de las áreas profesionales conocidas y cómodas, exploren áreas del derecho que se están iniciando ahora”, opina Eduardo Íscar.

Transformación digital y modelos de negocio

Los expertos coinciden en que la transformación digital tendrá dos vertientes. Por un lado, la transformación de los bufetes actuales en despachos cada vez más digitalizados, una apuesta tecnológica que se ha acelerado vertiginosamente con la aparición de la COVID-19, al provocar un gran incremento del manejo y control de todos los elementos que permiten el trabajo en on line, la agilización de los procesos y la automatización de los mismos.

Pero, por otro lado, como asegura el coordinador del estudio, “el concepto de abogacía digital nos lleva necesariamente a modelos de negocio basados en el derecho aplicado a la tecnología, y es en la información sobre ambos conceptos donde encajan estos informes que hemos actualizado”.

Todos estos avances tecnológicos analizados en el informe necesitarán una regulación normativa, que debe ir acompasada a los cambios sociales, no sólo desde el punto de vista legal, sino también ético. Además, ha destacado Íscar, “casi todas las iniciativas legislativas a nivel europeo en estas materias incorporan la figura del profesional jurídico como elemento de éxito para garantizar la calidad del servicio: el delegado de protección de datos (DPO), el compliance officer y, por ello, la necesidad de regulación es evidente”.

La reciente incorporación del Consejo General de la Abogacía al Comité Técnico Estatal de la Administración Judicial Electrónica (CTEAJE) es una buena muestra de la voluntad de la abogacía de intervenir en los organismos reguladores y de control.

_______________________________________________________________________________

  • La inscripción para la jornada de presentación del informe ‘Abogacía Futura 2021’ es gratuita y puede realizarse pinchando en el siguiente enlace.